La política desde el jardín

La obra de Jerzy Kosinsky “Desde el Jardín” plantea el tema de un discapacitado mental que queda en la calle luego que su patrón, quién lo había tenido como jardinero toda la vida, fallece. El hombre ( que en la ficción lo interpretó el genial Peter Seller) no había pisado nunca la calle y solo conocía el mundo a través de la tevé. Por un hecho fortuito va a para a la residencia de un notable ciudadano norteamericano, asesor del presidente de la nación y la confusión de su oficio (jardinero, Gardener en inglés) le hizo pensar a la joven esposa del empresario que se trataba de una persona de prestigio de apellido Gardener. De allí en mas toda la obra es una comedia de enredos donde Chance el Jardinero por sus respuestas basadas en los conocimientos de jardinería y aplicadas a la economía, la política y la cultura, llega a convertirse en asesor del mismo presidente de USA.

Coelho y Bucay son el la literatura una especie de Chance ya que dicen monumentales sandeces con una seguridad meridiana, sin que se les mueva un pelo y ante la adoración de millones de lectores (perdón lectoras) que los hicieron objeto de culto.

En la política las cosas no son diferentes, De la Rúa hizo de su cara y actitud dubitativa un sello que parecía de seguridad, y así nos fue.

En Bragado hay casos por montones, el más significativo a mi entender, es el del actual senador Aldo San Pedro. El Gaucho ha llegado a límites incofesables en el poder gracias a su buena fortuna y su rostro circunspecto que parece estar siempre a punto de largar una idea que cambie para siempre la vida ya no de los bragadenses, sino de los argentinos. Pero en realidad, como el jardinero de narras, tiene una mentalidad cerrada – aunque es lícito aclarar que no es tonto- lo demuestra su persistente sostenimiento de un grupo de impresentables a su alrededor de los que, aunque sabe que le perjudican la imágen, nunca se desprenderá. Porque que el santo sin canonizar va linealmente en pos de un obejtivo, el poder.

De modos que querido lector, si usted está esperando que el senador abandone su circunspección y se le caiga una revelación trascendental, tómese su tiempo para aguardar la más infame decepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: