A MIS AMIGOS

Seis meses antes de las elecciones – grave teniendo en cuenta que tenemos una cada dos años y alguna interna al medio – amigos, compañeros, colegas y gente en general comienza  a esquivarme, deja de saludarme y ya no me recibe en su casa.Tango amigas incluso que mandan al marido a decir que no está, cuando por la ventana entreabierta uno percibe su silueta correteando por toda la casa.Otros/as dejan de recibir la revista, los mas la reciben a regañadientes.Pero a no preocuparse, en un país donde la política, el fútbol y mucho mas atrás la religión son pasiones y temas de discusión, esto es bastante corriente.Con decirle que dejé de jugar al fútbol a temprana edad  – privándole tal vez de un potente goleador a la popular – cuando vi a dos amigos agarrarse a las piñas por un pase presuntamente mal hecho y apagué mi un posible vicio tabacal,  al escuchar discusiones eternas entre compañeros para establecer quién convidó el último faso, o que amarrete le tocaba sacar el atado.Miserias humanas diarias.Ello, debo reconocer que dichas limitaciones me han condenado al ostracismo y ser invitado a no ir a cuanto ágape futbolero donde los “chochamus” se reúnen a contar sus proezas sexuales con las mujeres de otros, que muchas veces son las del que está al lado, una especie de “swinguer” no acordado. Pero – retornando al tema de narras –  uno tiende a perdonar la miseria de los otros,  aunque pocas veces los otros perdonan la de uno, y entendible es que mis dichos y mi ácido humor hiera susceptibilidades a la hora del compromiso político.Lo que me salva, generalmente, es que ante cada salto ideológico tan corriente en la política, siempre encuentro una exigua tribuna que aplaude los escarnios que mi humor político heaby produce a mis ocasionales víctimas.Estos son los mismos que denostaron dicho material solidarizándose con la víctima, pero que ante la  nueva coyuntura consideran hasta justiciero mi crítica al cuete.Y en realidad, nunca dejo de decirlo, mi riza espasmódica no es mas que un triste consuelo de descastado social, ya que mientras con el pulso tembloroso por el gélido invierno delineo mis personajes comiendo mi mendrugo diario,  ellos me putean en sus residencias con losa radiante, degustando los mejores vinos, las mejores carnes y los mejores gatos.Pero, como todo tiene revancha en la vida, ya he dejado de preocuparme por los escasos reconocimientos, las ínfimas invitaciones y las puteadas constantes de mis amigos, ex amigos y convecinos políticos, porque al tiempo que el barro de la política comienza a convertirse en un triste polvo de recuerdos, casi todos los que me denostaron, estafados por los candidatos detrás de los cuales se embanderaron,  con las mas elementales promesas incumplidas, para mi desgracia, vuelven a saludarme.

Anuncios

Una respuesta to “A MIS AMIGOS”

  1. Solo te puedo decir,que te felicito.hay gente así

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: