DOÑA PAULA MATORRAS EL CHOLO Y LA EDUCACIÓN NUESTRA

DOÑA PAULA MATORRAS Y   

Uno de los temas encubiertos de la  tapa ultima edición de Stilográfica impresa planteaba como tema central de un análisis, la capacidad de hilado de Aldo San Pedro en la trama política local y provincial.

 Con el título de “Gregoria Matorras lo hubiera envidiado” efectuábamos un parangón entre las habilidades manuales en el telar de la señora madre del prócer y la ductilidad en el telar político del actual intendente de Bragado.

La revista circuló sin pena ni gloria por el espacio de dos semanas por oficinas municipales, concejo deliberante, dependencias educativas, oficinas en general, estudios jurídicos, y distintos estamentos del quehacer local pero nadie – hasta hace pocas horas – se percató que la progenitora del conocido prócer de narras, que encovaba sus espaldas en el telar para cubrir los sustentos diarios del niño, en definitiva para parar  la olla, no era doña Gregoria Matorras sino doña Paula Albarracín.

Bastó una simple mirada sobre los titulares y un repaso por el meollo del análisis en si,  para que un profesor de historia nos pegara un tubazo señalando el tema,  desentrañando el acertijo y por ende haciéndose acreedor al premio estipulado para la primera persona que notara la diferencia.

Ahora bien: La dirigencia local que no pocas veces en sus discursos asevera que el político debe formarse, estudiar y escudriñar los distintos temas del quehacer político, social y económico del país, ¿no contempla en su programa nociones básicas de historia? ¿ No pudo elucidar el error el contador Pissinis, por dar un ejemplo, esta refencia errónea? ¿Es que no contempla el programa virtual de su carrera la materia “madres de próceres” por ejemplo, no consulta el profesional Wikipedia u otras enciclopedias por el estilo? Y el edil Lacanna, que sigue con vehemencia la línea editorial de esta e incluso ya forma parte del staff de humor, ¿Què? ¿ No leyó el último Billiken del año 49? Por otra parte el doctor Arabia, en otro ámbito, que se jacta de tener la primicia incluso antes que los protagonistas mismos, ¿no chequeó la info en las tras fuentes como corresponde al buen periodista?

Señores no podemos menos que lamentar el nivel educativo de nuestros lectores y a estas alturas nos parece risorio este legendario atraso. ¿No analizó cráneo vernáculo alguno que joracas iba a hacer doña Gregoria con un telar  en el cálido clima subtropical de Yapeyú? Resulta público y notorio que en la precordillera de San Juan las prendas emanadas en dicha actividad tuvieran mas mercado.¿Cómo un comerciante exitoso de la talla de Latasa Raúl no se percató de tal desacierto económico?Y el doctor Civello acostumbrado a jubilar viejitas,  (¿Qué te vamos a cobrar?), no pudo tabular en que rubro provisional encajaba cada anciana?  No obstante debemos decir en defensa de la intelectualidad de nuestros lectores que tal vez por su gran apertura y virtud democrática hayan pensado que ¿porqué nó? También Doña Gregoria pudo haberle hecho al telar ¿Porqué quién nos puede certificar que no fue así? No habría boutiques seguramente en esos lares. Además ¿ Porqué tener a menos la laboriosidad de la progenitora de uno de los más grandes hombres que dio la Patria ?

Y en todo caso es lícito pensar que el título de la nota no estaba equivocado y que también tejía la señora.

 Porque si de aquí a la eternidad nadie leyera la aclaración de este  incidente, digamos menor,  la cosa podría pasar a la posteridad como uno de los más vergonzantes furcios vernáculos, para oprobio  y escarnio de las generaciones que nos sucederán.

Y usted, respetado (pero evidentemente no muy leido lector ) que estará sospechando que son todas estas justificaciones al aire,  que no existe tal concurso y que el error fue pura brutalidad editorial, le queremos decir que resulta muy malintencionado su razonamiento, pero que en definitiva tiene razón.Vaya la grandeza de este reconocimiento para mitigar la voz casi siempre inaudible  de nuestra conciencia y por sobre todas las cosas a fin de evitar los justos  reclamos que le correspoderían al finalista de este concurso, profesor Roberto Recalde, quién nos anotició a tiempo del este disparate histórico que contarán y cantarán los bardos del siglo venidero.

Anuncios

Una respuesta to “DOÑA PAULA MATORRAS EL CHOLO Y LA EDUCACIÓN NUESTRA”

  1. Karina Bonifatti Says:

    MADRES DE PRÓCERES, Partos que hicieron la historia, Buenos Aires, Ediciones B, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: