DERROTA, TRAICIÓN, EXHUMACIONES Y GOBERNABILIDAD

En las elecciones legislativas de 2001, cuando Ricardo Alfonsín y Eduardo Duhalde se presentaron como candidatos a senadores de sus respectivos partidos,  algunos rumores de los finísimos corrillos políticos aseveraban que la jugada era – tal y como finalmente se dio – que uno de los dos fuera la sucesión presindencial, vaticinando el fin de un gobierno que tambaleaba.

En medio de la crisis con el agro algunos rumores se levantaron en referencia a que Cobos podría ser el próximo presidente de los argentinos. Parecía una locura que al vice se le ocurriera enfrentar el poder Ká.

Pero dos semanas mas tarde por medio de una carta el titular del senado llamba a reflexión a su propio gobierno, pedía que la 125 pasara por las cámaras legislativas y en algún momento insinuaba, como lo diría directamente luego del voto en el senado, que el mismo tenía los mismos votos que la Presidente.

Más tarde a la hora de definir el voto en la cámara alta Cobos hizo lo que todos sabemos.

En estas horas y leyendo las encuestas que han registrado un cuasi escandalosa caida de la imagen presidencial al 19% no pocos se preguntan si se puede mantener las riendas bien aferradas con tal escacés de popularidad, o hablando en plata y a riesgo de ser tildados como golpistas, si se puede gobernar con dicho porcentaje.

El eterno Antonio Cafiero, hombre diplomático si los hay dentro del pejota le recomendaba en estas horas a  Kirchener la lectura del libro sobre Conducción Política de Juan Domingo Perón, alegando que el General aconsejaba “conocer al enemigo antes de enfrentárselo” ” y este hombre no conocía al enemigo” dijo el ex Mininstro de Perón.

Le resultaba extraño asimismo a don Antonio que esta crisis política, como nunca, se haya desatado sin crisis econónica previa, e invitaba a la pareja presidencial a “profundizar los cambios en el gabinete”.

Es llamativo que Antonio Cafiero, hombre prudente y de gran cintura política y sentido de la oportunidad, haya dicho estas cosas…

Días antes la situación de derrota gubernamental había exhumado algunos cadáveres políticos como el caso del Carlos Saúl Menem, Luis Barrionuevo y otros dirigentes otrora en baja se están animando a discutir la legitimidad de origen de la presidencia del Pejota y de desatarse una crisis en el partido de gobierno surgiría  naturalmente otra pregunta: ¿Se puede gobernar nuestro país con el peronismo en contra?

“El Peronismo huele sangre” dijo alguien por ahí y otros ya hablan del “poskichnerismo”

Algunos caciques del conurbano, ( se dice que el mismo Hugo Curto) antes del agónico acto en la plaza de los Dos Congresos habrían dicho que aquella era la última vez que movilizaban. No se puede estar llevando gente dos veces por semana, se quejaron.

Los dislates, a partir y antes de la denuncia de Néstor Carlo sobre “grupos de tareas” y “desestabilizaciones” pasaron la raya del buen gusto. El diario Perfil da algunos signos de cuasi psicópaticos del secretario de Comercio pintándolo al borde del mesianismo.

Hay empero un gesto hasta ahora tranquilizante: Kichner se guardó el tiempo necesario y en sus primeras salidas se llamó a silencio.

De que no se le “salga la cadena” dependerá de ahora en más de que los rumores se desmientan por si solos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: