CRISTINA, LA PUBLICIDAD Y EL 17 DE OCTUBRE;

 

CON CLAUDIA SÁNCHEZ ESTÁBAMOS MEJOR…

 

 

 

La influencia que ejerce la publicidad sobre el comportamiento humano es un tema harto abordado por los estudiosos de la  materia y resulta hasta un contrasentido, habida cuenta de que el hombre moderno o postmoderno anoticiado de ello,  se encuentre aún bajo su poderoso influjo.

En los 80 compitieron con ingenio en la pantalla publicidades de cigarrillos donde planteaban el tabaco como una especie de elixir de la sabiduría, belleza, placer, todo ello asociado al triunfo.

Utilizaban para corroborar ello a los mejores modelos de la época, jóvenes, bellos, (sanos) y exitosos y uno de los slogan más recordados es seguramente aquel de “La Pura Verdad” como asociación de dos principios fundamentales al consumo de una droga permitida que,  aunque por entonces aún la ciencia se mostraba remisa a reconocer su incidencia cancerígena, se sabía, no era el hábito más saludable.

Por entonces resultaban impensadas las prohibiciones de fumar  en transportes públicos y lugares cerrados de esparcimiento, el Mono Gatica  se paseaba en un ultimo modelo por Avenida de Mayo fumando un “puro” y Carlos Salvador Bilardo aún no iba en cana por exhibir una botella de champagne con Gatorate en un estadio de fútbol.

Pero te decían que Jockey era la pura verdad, que si fumabas ibas a ser como el rubio del Camel ( que por otra parte sus detractores se preguntaban porque andaba siempre solo) aunque fueras petizo, morocho y ancho o como los modelos argentinos publicitando una marca de dos letras  paseando por el mundo.

 Y todas las mujeres querían tener la trompa de  Claudia Sánchez  y todos los hombres queríamos tener una Sánchez   en casa aunque termináramos con una Fernández o Gómez, en el mejor de los casos.

La santa influencia de la publicidad, la distancia abismal entre la palabra y la realidad, los modelos inalcanzables que devinieron más tarde en la bulimia y anorexia y todo tipo de frustraciones.

En aquella época, valga recordarlo, eran otros los valores. Ni la dictadura había cercenado el derecho de pensar, ni Carlitos Menem otorgado la libertad plena del sálvese quién pueda.

 

 

MAñANA ES SAN PERÓN

 

Hoy los  que entonces  dieron la espalda al palco donde el mismo Perón los trataba de “estúpidos imberbes”, ( antes ellos lo habían tratado de cornudo  y mucho más atrás había fusilado a su hijo pródigo José Rucci) gobiernan el país y se arrogan el derecho exclusivo de recordar el 17 de Octubre, fecha clave para el movimiento,  retomando las palabras de los del 45 o la Resistencia; “La vida por Perón”.

Pero el  impacto de las palabras oficiales, aún llevando un mensaje equívoco y falaz, repetido hasta el hartazgo por los grandes medios de comunicación ya no tiene  el mismo efecto de aquella revelada “pura verdad” de los cigarrillos,  que  por otra parte son una de las principales causas de muerte en el mundo, nosotros ya no somos tan jóvenes como para desear ser como aquella pareja de aventureros en la torre de París o en el Arco del Triunfo y el mundo es muy otro. 

La historia, tal parece, tiene sus periodos y el hombre se va a adaptando a ellos, durante la guerra por la independencia estaba bien matar al enemigo porque de ello dependía la libertad del país, luego parece que también fue bueno arrasar con las comunidades aborígenes para extender los dominios de la civilización sin barbarie, en los 70 con los recuerdos frescos del mayo francés y la muerte del Ché en Bolivia matar o morir parecía hasta un hecho  romántico.

 Pero en este siglo donde han sido superadas algunas cosas,  hablar de la vida por Perón ya no ni altruista ni filantrópico,  sino  patético.

Cristina que se viste en Armani,  usa carteras de “no compre nacional” y pasea como la flaca de los 80 por las grandes capitales del mundo, podrá desgañitarse exhortando a la verdad, podrá decir que hasta vamos a socorrer a los Estados Unidos, pero   ni la publicidad oficial aún con  su mejor diseño y mercadeo, ni los mimos a Raúl Alfonsín  nos convencerán   de que está “conversión espontánea”  pondrá al país de pié provocando una derrama de redistribución automática. 

En los 80 con Claudia Sánchez, aunque sabíamos que nos mentía, por lo menos  teníamos la posibilidad de soñar.

  

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: