RENOVADA TRAGEDIA

 UN CHICO DE 17 AÑOS PIERDE LA VIDA

 

 

La experiencia – dicen- nunca se hace con la cabeza de otro.

Cuando la pasada semana la estalló la tragedia de la familia que perdió su hija en el accidente del Acceso Bernardo de Elizondo se abrió en la sociedad un debate que aún hoy continúa. Con solo leer los foros de esta página usted puede calcular en que  dimensión afectó esta tragedia, a unos más que otros, lógico.

Si ponemos bastante atención el debate, además de contemplar – ¿se puede hacer otra cosa? – el dolor de la familia Rufino, planteaba fundamentalmente el tema de los menores al volante. Sobre lo correcto de parte de los padres de facilitar vehículos a hijos sin la edad suficiente como para hacerse responsables de sus conductas. Merodeó en el debate la sospecha sobre si en la tragedia en el acceso el joven había sustraído el auto o le había sido cedido, como tantas otras veces, por el padre.

Cientos de padres participaron en el debate, no solo en los foros sino en cualquier radio, cola de supermercado y esquina bragadense. A veces el dolor se trata de exorcizar de esta forma.

Los más reflexivos planteaban el tema del control sobre los adolescentes, la negativa a cederles el auto fundamentalmente los fines de semana, otros exponían la impotencia de la imposibilidad de negar el préstamo.

A mi hijo no puede pasarle, se platearía mas de un adulto al ceder la llave del auto ante la solicitud. ¿quién de nosotros no vio, en estos siete días posteriores a la tragedia un adolescente a fondo con el auto o moto? ¿quién de nosotros no vio en esta semana un adulto a alta velocidad por una calle de Bragado?

Parece que algunos hechos trágicos sufrieran el fenómeno de la emulación. Ocurre un accidente en moto ( lo hemos visto en el pasado ) y se suceden dos o tres mas de similares características. Con los suicidios, ( que es mas o menos lo mismo) pasa algo similar.

Siete días transcurrieron de la tragedia de los Rufino donde estuvo involucrado un adolescente de 17 años al mando de un bólido que circulaba a mas de 100 en un acceso harto transitado por gente, muchos de ellos chicos, y donde la máxima velocidad es de 60.

El sábado un adolescente de 17 años que circulaba por un camino rural con tres compañeros más,  ( presuntamente de la misma edad, o sea criaturas) perdió la vida como pagando el tributo diario a la irresponsabilidad de los mayores.

Esta semana no hablaremos más que de eso.

Ojala que la tragedia no se renueve…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: