CON DON VITO ESTO NO PASABA

FILES-US-BRANDO-GODFATHER 

 José Pablo Feinman , desde la contratapa de Página 12 en 2004, efectúa un parangón entre mafia y gobiernos, refiriéndose  al llamado “menemato con mucha lucidez.

Pero aunque ahora el autor lo defienda, estos argumentos bien  pueden aplicarse a kirchnerato ya que el turco,  por lo menos se reeligió a si mismo,  mientras que el pingüino le entregó la banda, con De Vido, Kunkel y demás , a su propia esposa, Cristina .

 Feinman explica que mafia surge como un mecanismo de protección. El homo mafia encarna la amenaza y la protección de la amenaza ya que ofrece protección a quién no está amenazado y su ofrecimiento encarna la amenaza en sí.  “Si no lo ataco yo, no lo va a atacar nadie. Yo lo protejo de mí y de todos”, es el argumento.  

Recordemos que en El Padrino II que dicho sea de paso está situada en tiempo y espacio antes que el Padrino I, Vito Corleone se encuentra con un homo mafia ya instalado y exitoso; se llama Fanutti  a que los protegidos le tienen pavor. Vito entonces asesina  a Fanutti y se establece en su lugar. Su modalidad es distinta: les hace sentir a sus protegidos que su protección vale mucho más que su amenaza.

La Mafia se relaciona con el poder político, no forma parte de él, dice Feinman, recordandome que un concejal local – de aviesos negocios con el estado – siempre decía que no hay que estar dentro del estado ni fuera del Estado, sino “cerca” del Estado.   

 En El Padrino II, nos recuerda el filósofo, Michael Corleone (Al Pacino) le pide al senador Spardlin le libere su estado para desarrollar sus negocios ligados al juego,  favor al que el senador se niega: “Soy enemigo de la Mafia”, dice. Días después despierta en un burdel entre sábanas ensangrentadas y con el cadáver de una prostituta a su lado. Tom Hagen (Robert Duvall), el consigliere de Michael Corleone, aparece para “protegerlo” del “accidente” y presionarlo para que acceda a la solicitud.O sea, la Mafia agrede al poder estamental, constituido, y consigue “zonas liberadas” para los negocios de su organización paraestamental. Nota Feinman, como cualquiera que haya visto la saga, que don Vito nunca quiso meterse con la droga. (parece hasta una inocentada, pero así está planteado el tema ) Las drogas vienen con la Mafia de Miami con Tony Montana (Al Pacino), con la estética del exceso absoluto que Brian De Palma instaura en Scarfaceçe.

Finalmente Vito muere casi bucólicamente en el jardín jugando con su nietito y  mostrando, en todo caso,  la versatilidad humana donde se mezclan todas las facetas en un mismo ser, el monstruo y el ángel. Pero Vito Corleone no se murió en ese jardín – dice Feinman en la nota –  Ni se murió con Marlon Brando. Vive, aún, y vivirá en muchas partes. Estuvo activo en la Argentina de la década del ‘90. Con variantes de relevancia. Su organización ya no fue paraestatal, sino que se apoderó del Estado y creó la novedosa figura (que Coppola y De Palma aún no abordaron) del Estado Mafioso.. Un señor de nombre Alfredo Yabrán, en la Argentina, declaró: “Tener poder es tener impunidad”.
El filósofo agrega que en el Estado Mafioso la “familia” es la clase política ligada o sometida al poder económico, controlando el Poder Judicial y asociando a la policía a los beneficios del rentable negocio de vaciar el país. El Padrino se instala en la cumbre del poder estamental y el país se convierte en el botín de la nueva “familia”, que ya no es “paralela” a nada, sino que ocupa la centralidad de todos los poderes: el económico, el político, el judicial y el represivo. Si el nuevo Padrino es hábil (y con frecuencia lo es),
dejará caer algunas migajas del saqueo festivo sobre la población. Acaso increíblemente, pero con una ética áspera y deleznable, la población (o, si se quiere, “la gente”) puede llegar a elegir tres veces al Padrino – o dos veces en distinta persona consanguínea  decimos nosotros –  para que siga presidiendo los destinos del país con el que él y su “familia” se enriquecen, empobreciéndolo. Feiman asevera en aquel tiempo,  en que ni nos figurábamos  algo peor que Menem, que a esta versión del Padrino (el Padrino Estatal, en todo caso )  todavía no lo hizo nadie y sugería que  habría que avisarle a Coppola que aquí, “Vito Corleone todavía vive. Maneja dinero, diarios, radios, canales de televisión. Maneja políticos, banqueros, jueces. Como estética le recomendamos la de De Palma: la del exceso. El exceso de Tony Montana(Miami) más todo el desborde asiático de Las mil y una noches”

Finalmente  no se hizo necesario avisarle nada a Coppola ya que este  terminó  viviendo en argentina, afanado como cualquier vecino y  el matrimonio kaká superaró todos los cálculos al punto que Cohan y Corach al lado de De Vido, Moreno y Kunkel quedan a la altura de  Bambi y Heidi.

Pero seguro igual  a  don Francis, que con su zaga convenció al espectador del realismo de la historia,  sospechará que no le será fácil pintar con algún viso de credibilidad  nuestra actual historia,  con una  inflación que no existe, sensaciones de inseguridad y muertos por doquier y  valijeros oficiales cruzando por Ezeiza  dinero del narco.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: