SUPERVIVIR O ADAPTARSE DE UNA VEZ

Se tiene la presunción de que el ser humano ha evolucionado durante millones de años sobre la tierra.
Nuestros ancestros, empero, enfrentaban a diario peligros por lo cual les era menester tener más activos sus mecanismos de supervivencia. De ese modo desde tigres dientes de sable, aves fantasmales que ennegrecían el cielo, hasta diplodocus y mamuts, constituían desafíos cotidianos de los que nuestro chozno prehistórico, el troglodita, debía decidir atacar, huir o en el peor de los casos bloquearse y dejar sus huesos tempranos para que un paleontólogo los descubriera hoy.
Pero la civilización y los adelantos tecnológicos, han modificado la vida del hombre moderno, razón por la cual algunas de estas reacciones ya no le son funcionales. Es decir, ahora no se le hace necesario salir de lanza y flecha a matar un mamut, ya que la carne la consigue en la góndola del super, no hay inconveniente al encender una hoguera que el magiclic no pueda resolver y los chat del corazón le evitan salir con el garrote a buscar a la mujer de sus sueños.
No es necesario ser neurólogo para entender que este mecanismo ancestral no ha desaparecido en la construcción final del hombre y que si bien hoy activa, o por lo menos debiera activar mecanismos de adaptación, los otros se mantienen alerta y disparan en momentos que corresponden, el estrés, que no es mas ni menos la respuesta del cuerpo ante la invasión de situaciones extrañas, violentas o no.
En la actualidad los estudiosos de las conductas sociales, sea desde la neurobiología o sociología y sus ramificaciones, llegan, por distintos caminos, a una misma conclusión: Vivimos en una sociedad crispada.
Le suena el término?
Mario Alonso Puig, un cirujano español especialista en aparato digestivo, que se destaca por ser un gran estudioso de la mente y los comportamientos humanos, dice lo que antes dijo el neurocientífico Joe Dispensa y muchos estudiosos de la física cuántica que predican hoy las teorías sobre “ley de atracción” y que pensadores de todas las épocas habían dicho con menos elementos de prueba pero con una exactitud meridiana: Somos lo que pensamos.
Puig explicaba en un simposio en Barcelona esto de la crispación social actual enfocando su charla hacia la equivocada activación, por parte del hombre, de los dos mecanismos con que nos ha dotado la naturaleza. La adaptación y la supervivencia. En definitiva el estrés que no es una mala palabra en si misma, sino que el equivocado manejo de este es el que afecta al hombre.
En realidad el mecanismo de supervivencia es un mecanismo que el ser humano debiera poner en acción en forma esporádica ( ante un peligro ) pero Puig y otros estudiosos encuentran que hoy en la mayoría de las personas se encuentra activado casi en forma permanente.
Es que el ser humano vive generándose interpretaciones de amenazas – le suena esto?- y considerando que el subconsciente no distingue entre lo real o lo irreal – para ello está el razonamiento – cuando interpretamos acciones externas de personas o cosas como amenazas, la mente a través de las reacciones del cuerpo actúa como si fueran reales.
Puig dice que la clave de todo es la atención y que de donde yo coloque mi atención, donde enfoque, dependerá la respuesta y el resultado.
Como el tema es el falso enfoque, vayamos al proceso – tratando de simplificar en el menor espacio lo dicho por Puig que de por si lo hace de forma simple – .
El explica que cuando nos sentimos atacados – real o ficticiamente – el cerebro activa mecanismos de defensa por medio de las amígdalas que a través del hipotálamo activan las glándulas suprarrenales e inundan la sangre de adrenalina, noradrenalina y cortisona la hormona madre del mecanismo de supervivencia. La pregunta que se debe de estar haciendo el lector, como también yo lo hice, es qué pasa cuando activamos dichos elementos ante un peligro irreal, en definitiva sin poder expresar la acción de lucha, porque el “dientes de sable” no está allí, no es real.
A mí se me ocurrió pensar en un ejemplo cotidiano: Un automóvil usado con cierto cuidado tiene una vida útil de x años. Pero que pasaría si yo viajara todos los días a Mendoza, por dar una distancia, en primera, con altas temperaturas y por caminos inadecuados?
Lo más probable es que el motor se funda.
Un viejo sabio solía decir que no importa el modelo, sino el tiempo andado con poco aceite.
Puig lo hace más catedrático: cuando estas glándulas viven constantemente enviando respuestas de supervivencia, en general falsas, provocan ulceras, colon irritable, patologías coronarias y ACB. ¿Le vuelve a sonar?
En los 70 cuando el país se debatía en una guerra sucia de los unos contra los otros, seguramente había en cada grupo un lógico mecanismo de supervivencia exacerbado.
Pero ahora, aunque los modernos dientes se sable amenazadores – en este caso los fal – ya no se ciernan sobre los pechos de los muchachos de la ORGA, su espíritu combativo no deja de buscar enemigos válidos contra quienes emprender su batalla de nunca acabar.
“La necesidad del enemigo es un momento fundante de la política – dice el filósofo Martín Retamozo – No hay espacio construido para el encuentro agonístico que no se articule sobre las cenizas del enfrentamiento bélico”
Se podrá construir un país sin un NAMONCLA aunque más no sea tardío?
Puede el odio construir?
Dice Puig que la clave para determinar la activación de uno de los dos sistemas se encuentra en la atención, se encuentra en el enfoque, porque donde pongamos la atención esa será nuestra realidad y al ser la atención demasiado selectiva, y la realidad es muy amplia si solo vemos un solo sitio, no estaremos viendo el otro.
Por otra parte las expectativas que tenemos en nosotros mismos o los otros, pueden activar uno u otro mecanismo.
Mario Alonso Puig finaliza una de sus exposiciones afirmando que así como los mecanismos de supervivencia la sangre va a la amígdala, generando esa respuesta muchas veces desajustada ante la realidad, en los de adaptación este flujo vital corre hasta la zona prefrontal del cerebro, zona clave – dice – para prestar atención, aprender, ver las cosas con perspectiva y para sobre todo para tomar decisiones.
Continuaremos siendo un país a la defensiva, que vive culpando desde Saavedra para acá a todos los que estuvieron, al que la pelota no le dobla y el pulpo Paul desestabiliza? O activaremos el mecanismo de adaptación, para adaptarnos de una vez como lo hicieron muchos de nuestros hermanos países circunvecinos.
EPILOGO.
Sobre el tema amigo-enemigo en la política y la necesidad siempre de enfrentamientos bélicos, argumenta en disidencia Chantal Mouffe; la democracia debe articularse en un espacio capaz de tolerar el conflicto entre los adversarios políticos pero que no establecen entre sí una relación antagónica, sino agonística. Es decir, es necesario salir de la situación bélica, para construir otra condición política que no se base en el antagonismo sino en el agonismo
Así sea.

REFERENCIAS: Chantal Mouffe; Politóloga y filósofa belga quien Junto a Ernesto Laclau, dieron el pie a la corriente filosófica llamada posmarxismo en la que se repiensa la herencia marxista al alero de las transformaciones sociales de las últimas décadas, período llamado por algunos teóricos modernidad tardía o postmodernidad. Junto a Laclau, fueron activistas en las luchas sociales de los años 60’s y, en el caso de Mouffe, sus aportes a la teoría feminista heredada de Simone de Beauvoir fueron notables.
El pluralismo agonístico es revisado en gran parte de sus obras; una defensa acérrima de la democracia como proyecto político frente a corrientes menos abiertas, como las que se formaron al alero de los socialismos reales. Sin embargo, una de las tésis que defiende de Karl Marx es la de la historia del hombre como historia del conflicto. Así, sin ese antagonismo, “la sociedad no puede existir”.
También fue referente en las letras de la actual Presidente Cristina Fernández aunque esto sucedió en los días de su asunción

Más en www.infored24.com.ar

 

<!–

–><!–

–>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: